domingo, 9 de julio de 2017

De como pasar de gilipollas a normal.

Existen dos formas de encarar las cosas una vez te las encuentras de frente. Primera darle una y mil vueltas alrededor sin atreverte a tocarla y rezando que por arte de magia desaparezca. Dos asumirla, cortarla en trocitos pequeños y masticar cada uno de ellos hasta acabar con el ultimo. En eso estaba cuando me tope  en un periódico, con una frase de Jesús recogida en el evangelio de San Juan, " La verdad os hará libre". Precisamente me acababan de contar (por fin) una verdad largamente esperada de oír.  No ocultare el rebote que pille en las horas siguientes, hasta que me tope con aquellas palabras. 
Era cierto, allí estaba la verdad en tres palabras, todo un obsequio en este importante momento de mi vida. Paradójico además, ya que desde enero he iniciado mi gran cambio, era pues la guinda de mi tarta. Y allí estaba mi libertad, solo tenia que dar el primer paso y cerrar esa puerta tras de mi. 
Lo primero contarles a ustedes mi viaje a Italia. Pues si, al final fui. Venecia, Florencia, la Toscana en coche y por ultimo Roma. Un gustazo. Si lo hubiera hecho ahora lo disfrutaría el doble. Bueno quien sabe tengo todo el tiempo del mundo. Por cambiar he cambiado casi de todo.


5 comentarios:

  1. Si te he entendido, la forma de paso es contando con la verdad y cerrando puertas.

    A mí me entran ganas de abrir ventanas. Por lo menos, para respirar. Respirar como primer paso para vivir. Ya, ya... Es evidente, pero yo sé lo que me digo. Como que los gilipollas respiran poco. O así. Tampoco observan ni preguntan. Son o somos como de piñón fijo.

    ResponderEliminar
  2. Dar por terminada etapas de tu vida son hitos que se nos presentan de continuo. Es importante hacerlo con respeto y elegancia. Tanto en los éxitos como en los fracasos. Para ello el relato que se haga debe ajustarse a la verdad y no buscar culpabilidades sino responsabilidad de las decisiones tomadas. Esto permite cerrar o finalizar salvando toda la historia, que defino como cerrar puertas. Me gusta lo de abrir ventanas, es una imagen que utilizo muy a menudo. Abrir ventanas sobre todo al mar. Para que salgan los fantasmas y entren de nuevo duendes y hadas, incluso avispas que nunca viene mal un susto para reaccionar.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja. No sé. La última avispa que vi en casa estaba venga a buscar una salida recorriendo una y otra vez el cristal de la parte de la ventana que no se puede abrir. Yo le abrí bien la hoja que sí se abre y dejé de prestarle atención. No volví a saber de ella.
    Mi hijo siempre me dice que si dejas a una avispa tranquila no te hace daño. Él sabe mucho de insectos y procuro hacerle caso. Además yo ya soy muy mayor y cuantos menos sustos, mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería describir con la avispa esa persona inesperada que te vuelve loco y pone todo patas arriba. La más de las veces es necesaria.

      Eliminar