jueves, 29 de junio de 2017

La primera vez.


La primera vez que tuvo un orgasmo conmigo ocurrió en Santander. Por su cara de sorpresa es posible no que fuera el primero, pero si algo muy distinto a los anteriores. ¿Que me está pasando? le pude entender entre jadeos. Un orgasmo dije. 
Puede que fuera porque estaba arriba mía y porque se preparo un self service. Después tuvo otro y otro más. ¡Coño! exclamó entre risas y toses, resulta que soy multiorgasmica. La noche va de sorpresas le respondí allí abajo en plan observador imparcial. Y tu qué, me dijo. Esperando el segundo tiempo pensé, es lo bueno de la postura que si además sabes contar ovejas pueden darte las uvas. Así que llegado el punto exacto, di la vuelta al sandwich diciendo. Ahora te toca averiguar lo de ser  multieso que dices o solo ha sido casualidad.
Desayunando por la mañana en el hotel, con ojos de no haberlos cerrado en toda la noche pasábamos revista al hallazgo. Con trece años de casada y dos partos quien se cree esto y a quien se lo cuento. Indudablemente a tu marido creo que no es la persona adecuada, alguna amiga?. A nadie, no conviene dar la receta, a ver si crees que soy idiota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario