lunes, 20 de noviembre de 2017

Pasar lista.



Ya se barrunta la  Navidad, se comienzan a pensar los planes para donde cenar, se planifican los almuerzos de trabajo, los de amigos, algunos de a dos muy especiales, también se hacen listas de regalos, si continuas enviando algo a esa persona que nunca te regaló,  pero que deseas seguir tendiendo ese hilo rojo a pesar de todo. Los grupos con el tiempo se van reduciendo, no por enfermedad u otro imponderable,  sino por abandono.
Me cuesta entender que existan personas que desaparecen después de muchos años de intensa relación.  Te queda la duda de si solo existio en tu cabeza y el resto fue.....Existen eso si he llegado a comprender con los años, muchos tipos de amistad y de amores. Cada cual siente el afecto de una manera,  con una intensidad distinta. Según para quien el amar es compatible con otras cosas y todos llevan razón. Por eso se dan comportamientos distintos, por eso algunas amistades duran para siempre y hay amores que no terminan, ni con la distancia ni con ninguna clase de adversidad.
Amar o ser amigos solo hay una manera, pero llevarlo a cabo depende de ti. Si observas la trayectoria  de la gente unos permanecen año tras año y en otros es un carrusel, saltan de un lugar a otro, cada cierto tiempo estrenan grupo y eso si el aburrimiento no es los suyo.
Yo pertenezco creo al de los aburridos, tengo varias comidas con grupos de amigos que nos unen más de treinta años, incluso más en otros, hay nuevos también,  porque mi vida ha cambiado. Con la última a copa siempre pasamos lista de los ausentes, en el corazón les guardamos su sitio porque nuestro afecto sigue ahí,  fue tan intenso como auténtico.  Queremos pensar que ese hueco que dejaron fue por avatares de la vida, es quizás un deseo inocente, pensar que los ausentes nos echen de menos como nosotros a ellos.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Feliz domingo.



Un fin de semana feliz, 86 barcos y ningún problema. Dos días de sol y viento justo. Niños pasándolo en grande, padres haciendo de padres normales, nosotros organizando este evento. Ser útil,  saberte útil y trabajar para conseguir hacer felices a 86 chicos y chicas. Irte luego con tus amigos y amigas a tomarte varias cervezas porque nos la hemos ganado, hasta se nos olvido comer hoy. Donde quedan las melancolías y las tristezas ante la sonrisa de esos niños. La vida y tus decisiones te ponen delante toda una batería de retos y luego cada cual los afronta como sabe para superarlos. Hoy era este, ayer fue otro y mañana me buscare el siguiente, lo que no me va es esperar la vida como espectador. Siempre me gustaron las personas de lucha y pelea, he vuelto a encontrar gente con quién caminar. 

  


sábado, 18 de noviembre de 2017

Esperando el futuro.



Ha pasado casi un año entre café  y café. A veces detrás del ventanal del local, otras en la terraza con las piernas extendidas. Tengo mi barco unos metros más allá amarrado a su atraque, hoy hemos paseado un rato rumbo al Coto de Doñana con viento flojo del noroeste, ahora se mece en las aguas del puerto.
El tiempo transcurre para mi con una bendita calma desde hace meses, curioso como cambia la noción del paso del tiempo. De esperar que pase algo en tu vida día a día a no esperar nada, para luego tal como hacia mi abuelo con su reloj, poner yo mi vida de nuevo en hora.
Cada día que amanece es una invitación al futuro, una ilusión por estrenar. En casa sentado junto a mi mesa camilla viendo por enésima  vez Río Bravo, luego abriré un libro que me acaban de regalar, Origen de Dan Brown, promete tenerme entretenido varios días, que decir de Angie Dickinson famosa por sus piernas, a mi me gusta su sonrisa. Las cosas buenas cuando tienen calidad no envejecen, ya sea una película,  un libro o una buena amistad, como el buen vino adquieren un sabor más intenso y dulce.
Afuera en el jardín  un búho canta, le hace coro a Dean Martin mientras Stampy  toca la armónica.  Este impasse en la acción de este film seria impensable hoy, los planos cortos y las escenas breves marcan la ausencia de buenos guiones. Pocos actores  hoy don capaces de memorizar más de seis palabras. El tiempo siempre el tiempo. Pero he aquí un descubrimiento, el futuro existe, te des cuenta o no, lo esperes o no, simplemente  es más bonito y emocionante  si sueñas con dormirte esta noche, pensando que mañana será un buen día. Será sábado,  desayunare  con esa chica y daremos un paseo en bicicleta. Luego, luego pasará lo que tenga que pasar, nada esta escrito, dependerá de nosotros dos, es la maravilla del futuro, un guión por escribir aun.
Ha pasado casi un año, café tras café,  sin saberlo estaba esperando mi futuro.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Memorias de Africa



«Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong».


Isak Dinnesen o Karen Blixen escribió Memorias de África una autobiografía, que creo hemos visto todos en pantalla, yo además me leí su libro. Curioso lo unidos que estamos todos a distintas películas, parece que nos acompañan en momentos precisos, en otros es que hemos vivido esas escenas. Por ejemplo recuerdo esta pero en otra ciudad, ayudando a poner un tinte a una extraordinaria amiga mía por aquel entonces.  Podríamos escribir nuestra biografía mediante fotogramas de muchas películas, sobretodo cuando resulte agradable el evocarlas por la distancia del tiempo o el espacio.
Te quedas en silencio, entornas los ojos y te preguntas...."qué habrá sido de ella. El mundo es demasiado pequeño y un día u otro te la encuentras, generalmente te haces el despistado y una de dos o dices.....pues sigue siendo un portento o bien piensas ...menos mal y aligeras el paso.
Lo mejor es que se quede todo sin resolver, el poder recordar cualquier cosa porque todas merezcan la pena, sobretodo si no tienes que reprocharte nada y el azar o el destino fuera el causante de la separación.
No se cuantas veces he visto la película, lo mismo me pasa con los Puentes de Madison, el Final del Romance, Posesión (cuidado que hay dos) es la historia de dos poetas ingleses. El Paciente Ingles, Casablanca.....como dije en un post anterior, he entrado en la edad romántica.
Me pregunto al recordar esa escena quien le teñirá el pelo ahora, encontraría por fin a esa mezcla de Paul Newman, Daniel Craig y Patrick Swaize. Era un ser libre, permanentemente en busca de aventuras, amante de las emociones. Estoy seguro que yo ni existo en su memoria, como mucho estaré en sus páginas amarillas en la sección peluquería y ni eso seguro, que  ni se acuerda de aquel teñido de pelo. Anoche vimos la película de nuevo y la recordé con cariño.


Tiempo para todo.



De la mano de la tranquilidad se ha producido en mi vida un gran cambio, que los días se han hecho más grandes. Aquella hiperactividad de antes se ha transformado en hacer una tarea y terminarla, en vez de llevar siete u ocho todas adelante. El día transcurre con calma, disfruto de mis cosas, no necesito como antes que pasen los días esperando ...esperando nada. Recuperar el tiempo ha sido el gran descubrimiento. Con este tiempo extra han llegado nuevas personas y cada una con otro cambio bajo el brazo. Nunca hubiera imaginado como en tan poco tiempo fuera posible comenzar de nuevo. Llevarme una tarde leyendo y mirando por la ventana. Pasear al pueblo de al lado por la playa, tomar café con un periódico en mano y volverme en el autobús viendo una puesta de sol. Quizás cosas triviales, pero las disfruto intensamente. En mi entorno personal más cercano observo también cambios sustanciales, los hombres nos hemos vuelto muy sensibles al amor, al romanticismo y sus demostraciones, mientras las mujeres están menos inclinadas a este tema y más al sexo. Es como si hubiéramos intercambiado los papeles o que hubiéramos descubierto las bondades del otro papel. Me asombra ver cómo amigas a las que hemos propuesto sexo hace treinta años y nos dieron calabazas, ahora estén dispuesta y van al grano como un veinteañero. Por contra los otros van poniéndose de perfil sin querer verse comprometido en cualquier relación, ni siquiera en una de solo sexo, nuestro nirvana de hace años.
Vivir para ver, me encanta. 

martes, 14 de noviembre de 2017

A propósito de saber besar.




Quién te ha besado, me preguntaste tocando me los labios con la punta de los dedos. Siempre te reías, decías que yo no sabía besar, a continuación me dabas una clase práctica con tu boca sobre la mía,  dentro debería decir. Me gustaban aquellos preámbulos.  
Nuestra memoria va uniendo en un gran puzzle un recuerdo entrañable de aquí y de allá. Se queda lo mejor de cada relación, los momentos más agradables, en este caso los besos, de otra sus caricias.....y así podría ir tirando del hilo de tantos años. 
Nuestra piel es un gran lienzo y en ella han dejado escrito sus vivencias aquellas que me amaron durante años o me desearon por un instante. Queda marcada la intensidad,  la pasión, el deseo y el amor por encima de todo.
Las revives a lo largo del tiempo, hoy recordaba sus besos. 

Llevo tu corazón en mí.





llevo tu corazón conmigo (lo llevo en mi
corazón) nunca estoy sin él (tú vas dondequiera
que yo voy, amor mío); y todo lo que hago
por mí mismo lo haces tú también, amada mía
  no temo
al destino (pues tú eres mi destino, mi amor) no deseo
ningún mundo (pues hermosa tú eres mi mundo,
mi verdad) y tú eres todo lo que una luna siempre
ha sido y todo lo que un sol cantará siempre eres tú
he aquí el más profundo secreto que nadie conoce
(he aquí la raíz y el brote del brote y el cielo del cielo
de un árbol llamado vida; que crece más alto de lo
que un alma puede esperar o una mente puede ocultar)
y éste es el prodigio que mantiene a las estrellas separadas
llevo tu corazón (lo llevo en mi corazón)

E.E.Cummings

lunes, 13 de noviembre de 2017

Eva y su manzana.



En la pantalla  del móvil tengo escrito ....Prohibido enamorarse. Tengo el cupo cubierto de amores  y no hace falta me digo a mi mismo, tampoco lo ha intentado esta chica, se comporta de forma natural y no pone esas pequeñas trampas, ni pregunta eso de que soy yo para ti, ni habla de futuro refiriéndose  a los dos. Felicidad completa, hace días dije eso que la felicidad esta en las pequeñas cosas y ella añadió,  en el clitoris por ejemplo. Solté una carcajada  y se me fue el café por el otro lado de la risa, nos reimos los dos de la ocurrencia. Pues a mi me hace feliz que no veas y de nuevo comenzamos a reírnos,  ahora contigo tengo ración doble. Me gusta esta chica como le pone tanta pasión a cualquier cosa. Le encanta verme cocinar, se sienta y sirve dos copas de vino mientras cuenta su día a día. En la cama es maravillosa, temperamental, lo mismo se deja llevar que toma la iniciativa desde el primer momento y no para hasta el día siguiente. Cuando descubrió lo de estar todo un fin de semana en pijama con la casa a oscuras, creo que fue su nirvana particular. Yo me pongo un pantalón, algo por encima y salgo a comprar el pan y la prensa. El domingo de noche salimos a pasear y airear el piso. 
Ninguno hemos hablado de lo anterior, como si nos hubieran teletransportado  de otro planeta. El otro día le dije, sabes hemos hecho el amor más veces desde que te conocí que en los últimos diez años. Que pasa te congelaron como Walt Disney o te mandaron a la estación  espacial? . No, dije, es que coleccionaba calabazas. Pues tendrás miles donde las guardas, ella cruzó la habitación  y me rodeo con sus brazos. Muy tentador todo pensé y volví a leer el mensaje de mi móvil. 

Atardecer en Sanlucar.





Río abajo viaja una luz dorada
                                                   llenando de silencios tu playa.
Tiras de mi como una niña a su cometa,
que obediente navega
con rumbo a tus salinas.
Me lleva a ti un viento con olor a fantasía,
siento el aroma de tus arenas,
de tu sal y de los pinos.
Recuerdo el canela de tus brazos y
protesta mi piel de tu ausencia,
mientras
buscan mis sueños,
como esas barcas,
dormir en tu sonrisa.

C.S





domingo, 12 de noviembre de 2017

Sueños.


Hemos hecho el amor
de mil maneras,
en mil lugares,
en mil sueños
Te he tenido entre mis brazos,
he sentido
tu cabello en mi cara,
cuando, rompías
tu soledad contra mis labios
en un beso.
Día a día ,
noche a noche,
entre sombra de sombras,
mis manos zurcían
sobre tu espalda,
trozos de luna,
caminos de estrellas,
que susurraban una nana,
a tu alma.

C.S.