viernes, 28 de abril de 2017

Chiquilla.



La cogí por la cintura con ambas manos y la senté en la mesa, me introduje entre sus piernas mientras la besaba en el cuello. En la boca no pude porque estaba muerta de risa. Su perrita tenia sus dientes clavados en el pernil de mi pantalón. Siempre sucedía igual, me olía desde el ascensor y ya estaba detrás de la puerta gruñendo, se moría de celos conmigo la maldita. Alargue la mano y tire un puñado de gominolas al suelo. La perra las miro, me miro y eligió el sabor dulce al de la tela.
Lo del sexo sobre la mesa fue un gran descubrimiento, la mesa y yo teniamos la altura justa. Siempre me alegrare del día que fui a Ikea a por ella dijo moviendo las caderas, acomodándome en su interior. Quédate dentro del todo y estate quieto, eso me vuelve loca. Lo que había cambiado esta mujer en tan pocos meses, me cinto que llevaba en el dique seco varios años, no creas yo no lo he estado pero me llamaban Vivaldi los amigos, ya sabes primavera, verano.....a veces se retrasaba la primavera y se la saltaba. Cualquier comentario incluso este que debería ser triste era motivo de risas.
Los cambios le encantaban y yo he tenido siempre una imaginación tremenda, sorprenderla, hacerla reír, verla haciendo un streptease y ruborizarse como una chiquilla. 
Ha sido volver a vivir, me deja recados, papelitos, besos en el espejo. No deja una noche sin un beso y en voz baja me avanza todas las pillerias que piensa hacer pasado mañana. No hay mejor crema antiarrugas ni mejor photoshop que desearse mutuamente y notarlo, por si acaso nos lo decíamos de mil maneras.
Nada que no pudiera haber tenido siempre, pensé allí tumbado descansando. Si no fuera porque dejamos pasar los años vanamente dibujando planes imposibles, poniendo precio a hacer el amor, jugarse a pares o nones aquellos momentos que no vuelven.
Aprovechar la vida desde el primer minuto, compartir lo mejor de nosotros  y olvidarse del resto.
Se ha convertido en una loca redomada. Me hace reír, me hacia mucha falta.

jueves, 27 de abril de 2017

En marcha.



Me considero una persona bastante afortunada, no por el azar, sino por las oportunidades que la vida me ha ofrecido. Con los años he comprendido que absolutamente todo es fruto de las decisiones que tomamos en cada momento, eso y que con cada elección debes renunciar a algo. No se trata de todo o nada, sino de esto o aquello. Cada éxito supone unos gramos de soledad. Si estudias no vas de copas, si trabajas mas horas, no estas en el bar con los amigos, si cambias de trabajo para mejorar nunca celebraras los 25 años de la empresa.  Cuanto mas ventanas abres a tus conocimientos, mas  puertas cierra la envidia. El éxito tiene un precio.
Sin embargo te llevas el mejor premio que es la libertad, la de pensar, la de actuar, la de elegir con quien compartir tus ganancias, que a estas alturas habrás comprendido que no es dinero, es el conocimiento.
Tras unos años perdidos, la vida ha vuelto a ofrecerme varias oportunidades y a todas he dicho que si. Vivir, crear, organizar, hacer que crezcan y se diviertan aquellos que me acompañan. Ilusionar. Jamás olvidar el amor a quien se lo merece, gente sencilla que suelen devolvertelo envuelto en su perfume. El triunfo lleva pintada una sonrisa.


Mi vecina del 5º.


Lo mejor que te puede ocurrir en la vida es encontrar ese alma gemela, esa persona por lo demás absolutamente normal, con la que no tienes que usar el traductor simultaneo, esa que te sorprende poniéndoos de acuerdo con dos palabras. Curiosamente estaba ahí al lado y lleva bastantes años estando ahí, sin ningún aspaviento. 
Puede que como a Tobías tuvieron que caerse me las escamas y reparar en que me rodeaba la buena fortuna desde hace mucho tiempo. Las buenas personas tienen la virtud de la sencillez, por eso hacen la vida agradable a todos y huyen de los conflictos y la pelea continua.
Por ello llevo instalado en la sonrisa muchos meses, llevando adelante el día a día, los problemas usuales de cada vecino, los achaques  de los mas mayores o los malhumores repentinos.
Cariño y ternura. Dejar la puerta abierta para que huyan los gatos negros y cerrarla a esa gente que vive instalada en el problema o la enfermedad crónica inexistente. Por fin tengo un buenas noches o un buenos días sin pedirlo y en cuanto a lo de hacer el amor, forma parte de su ternura, ademas le gusta y siempre encuentra tiempo.......perdonen pero me está llamando.

lunes, 24 de abril de 2017

Rosas rojas.



Lo dificil cuando estas en el escenario y tan solo te quedan dos frases antes de caer el telón al final de tu obra, es elegirlas. En si la vida es una obra mas de teatro en el que tu eres autor y primer interprete. Salen de tus dedos las frases del texto ya que llevan allí decenas de años almacenadas. Conservas palabras de aquí y allá; oídas, leídas, sentidas. Se van agregando a tu acervo mas intimo, tanto que ya no sabes si nacieron contigo o alguien te las susurro al oído una madrugada mientras hacíais el amor. Como actor tenemos nuestro sello propio, el estilo, una manera de deambular por el escenario, de mover tus manos, gesticular. Eliges frases y detalles según la ocasión y al final persona y personaje se funden en uno solo. Es lo que nos distingue de los demás. Por eso elegí rosas rojas´, toda mujer enamorada sonreira ante ellas.

domingo, 23 de abril de 2017

La llave perdida.



En algún lado por ahí dentro todos tenemos nuestro yo autentico guardado. Ese que es  la vez la cara A y la B juntas. Los pequeños y grandes secretos, las omisiones, las meteduras de pata, las locuras, lo que nos desarma porque nos gusta, eso que nos hace morir sobre una cama, la que con solo una mirada acelera nuestro corazón y hace hervir nuestra pasión hasta perder todos los frenos con que nos hemos ido atándonos en nuestras vidas.
Siempre existe alguien que tiene la llave de ese cuarto, la única que nos conoce y nos acepta así tal cual. A veces aparece a la primera y nos acompaña siempre, otras las encontramos una tarde en cualquier lugar y con solo verla, sientes como esa llave entra dentro de ti, gira y como por ensalmo te sientes desnudo en medio del local. Desnudo pero feliz, feliz de que por fin esas dos partes se unan. Solo existe una llave y las copias no suelen funcionar. 
El autentico secreto es que a la vez, se es cerradura y llave. Los chinos hablan del hilo rojo, no se porque a mi me gusta mas lo de la llave y la cerradura.

lunes, 17 de abril de 2017

Cuidados.


Al final si miramos primero a nuestro lado y después atrás, estamos donde hemos decidido estar y están con nosotros, aquellos que decidieron quedarse . Quizás no sepamos en algunos casos porque no fuimos elegidos o porque elegimos a este o aquel, pero hay pocas sorpresas. 
Con los años te vas dando cuenta de las cosas valorables que te rodean, para empezar los amigos. Mantener a tu lado un núcleo de amigos durante por ejemplo dos o tres decadas es encomiable, teniendo en cuenta los cambios lógicos que produce los estudios, trabajos, familias y la salud claro. Es un indicativo de la valía de alguien el que mantenga un grupo durante su vida. mas difícil que mantener a tu pareja con la que te une además del afecto muchos intereses; hijos, hipotecas, el sexo....a los amigos solo se les premia con la amistad.....y el cuidado. Esto es lo importante el cuidado, que es la demostraciones del afecto mutuo.
El amigo es el que nos hace saber que le importamos y al contrario sabe que nos importa. Nunca molesta, suele ser el primero en llamar a tu puerta, es el que no se le van los detalles y el ultimo en irse. Es tan importante que a veces hay quien al conversar sobre su pareja añade....es que además somos amigos, lo cual aclara que hay parejas que nunca llegan a serlo. Esas que cuando se separan descubren que eran enemigos.
Hay detalles que siempre aparece en las personas con amigos, que son afectuosos, pacientes y solidarios. Suelen durarles mucho sus automóviles, sus casas, en general todas sus cosas.
Cuidar es la palabra mágica. 

Pausas.



Quieres hacer el amor conmigo?, nos vemos esta tarde. Y nos vimos.Nos vimos e hicimos el amor. Además repetimos, llevábamos bastantes meses en seco. Mordió la almohada un par de veces, luego la arrojo a los pies diciendo, me importa un carajo y grito a pleno pulmón. Mas tarde le dio un ataque de risa, luego dos suspiros. Habíamos quedado tácitamente en no hablarnos. Aquello era simplemente una interrupción técnica.  
De las pocas cosas en que estábamos de acuerdo era, que lo de hacer el amor nos salia de lujo. Según ella conocía todos los rincones secretos y puntos que disparaban lo mas cercano a morirse en vida. 
Salvo aquella exclamación no cruzamos una palabra. Pero no hubo problemas porque con mis dedos le escribí en todo su cuerpo casi la Enciclopedia Británica completa, palabra a palabra, sin prisas, sin dejar de mirarla y admirarla. 
Ambos lo descubrimos hace ya años, nadie nos ofrecerá vivir el amor como lo hacemos ella y yo.